viernes, 4 de junio de 2010

:::Altayre::En::Chámeza:::


Altayre!
Miaaaauuuu
Ninja Up!

Los trazos que quedaron en el parque cubierto de Chámeza, en las gradas... Señalando el inicio de la propuesta adolescente y juvenil de los clubes... recuerdo de la visita con la gente de Redimir... Gracias Dianita por tomarlas y guardarlas en tu cámara...

Chámeza despierta del sueño de la violencia que le arrebató a muchos de sus hijos, copada por paras y guerrilla... aún muchos de sus desaparecidos no aparecen ni en los ríos, aunque visitan recurrentes los sueños de aquellos que los vieron partir... queda de testigo la placa conmemorativa a las víctimas en el parque central... y la esperanza de los corazones reconstruyendo sus historias...
¡Chámeza, adelante!

jueves, 3 de junio de 2010

El blog de Bastardilla*

Íntimo, personal, cálido... la mirada de mujer sobre la ciudad de las furias... los ojos tristes de niños y niñas descalzos corriendo bajo tu lluvia... los cabellos de mujeres enredados en las paredes cubriendo tus lúbricas formas de las miradas inquistivas de los transeúntes... Picaflores y gotas van y vienen en tus paredes... y los pinceles y los aerosoles solo pueden escupir las imágenes de ensueño que se cierran tras tus párpados...
Si deambulas por Bogotá de día o de noche y te tropiezas con estas obras geniales, reconoce a la ciudad vista/vivida/interpretada por los ojos de mujer... Bastardilla es una de las más prolíficas artistas urbanas bogotanas que se pueda ver en plena producción, ella tiene un código íntimo para descifrar las calles de la ciudad que la seduce desde sus contradicciones...
En sus trabajos podemos ver el color brillante de los sueños, los diseños secretos de nuestros ancestros aborígenes (maltratados), los cabellos abundantes y sedosos de las mujeres, los ojos grandes grandes grandes como el cielo negro de la noche - el fondo del mar oscuro - preñados de tristeza/nostalgia/sentimiento...
La faceta activista de Basta, proindigenista, teñida de pura solidaridad con la población desplazada, con las víctimas del conflicto, con los invisibles que día a día sobreviven con menos de $10.000 diarios para sostener sus hijos y esperan con ansiedad el subsidito, nos llega refrescante y vital de parte de esta artista.
Visita obligada por el blog de Basta*