domingo, 7 de noviembre de 2010

::¡No te doy otra no más...!::


En este año hace unos meses se hizo un homenaje al inigualable Monchito, y recordé los esténciles que desde 2005 o 2006 hicieron en una caja de teléfonos cerca al Braulio. Al principio estuvo solitaria por muchos muchos meses la cara de Ron Damón.
Luego y como una generación espontánea nacieron muchos más rayones alrededor...
Las últimas, "de la raspa", son estas siluetas de flores...
Y desde entonces, en paz reposa la caja de teléfonos... Bueno, valga la excusa para recordar a Monchito, que en el cielo debe estar dedicado a reparar nubes y aceitar puertas para pagar la renta...

No hay comentarios.: